I DID IT: HOW I FASTED FOR 5 DAYS

Life is about balance. The good and the bad. The yin and the yang. The same applies to eating and fasting. Fasting, after all, is simply the flip side of eating. If you are not eating, you are fasting.

Here’s how it works:

When we eat, more food energy is ingested than can immediately be used. Some of this energy must be stored away for later use. Insulin is the key hormone involved in the storage of food energy.

Fasting differs from starvation in one crucial way. Control. Starvation is the involuntary absence of food. It is neither deliberate nor controlled. Fasting, on the other hand, is the voluntary withholding of food for spiritual, health, or other reasons. Food is easily available, but you choose not to eat it. This can be for any period of time, from a few hours up to days or even weeks on end.

Having talked, read and experienced fasting, I can say that it has been a rational experimentation for me and our current relationship with food. The current economic and marketing trend leads us to eat food until we can not eat more instead of to satisfy the energy demand of our daily activities.

Last week I was fasting for 5 days. Here is how I split my fast:

  • Starting on Sunday at 8 pm, when I ate the last meal.
  • Monday and Tuesday I drank only water and black tea (because it is what I had available, green tea is also recommended). When you are fasting for 5 days you are allowed to have: Coffee, Green tea, black tea, all types of nuts, and chicken bone broth.
  • Wednesday and Thursday I ingested a total of 168 grams of assorted nuts. 
  • Friday at 8 pm I broke my fast with a feasting. Every day I consumed magnesium and vitamins D and C, once a day.

On previous occasions I have fasted for religious reasons, but this time, I did it for a mixture of reasons and with a mixture of religious, nutritional and emotional objectives.

In my case, I am a compulsive eater. I love to eat and eat until it's over, not until I'm satisfied. My emotional goal for this fasting was to understand that my mind is more powerful than my stomach and my anxiety.

This fasting helped me to understand that I can manage my diet from another perspective and that our body has a high level of energy accumulation. During these 5 days I maintained my level of training, I was able to go to the bathroom regularly 5 days, which made me question, if by the 5th day there were still solid waste in my body, what happens with these wastes daily?

My fast was wrapped up under a spiritual mantle. One of the intentions of this process was the healing of an injury to my leg. And every time I was hit by the waves of hunger, I would raise a prayer for the healing of my injury.

The first three days I was full of energy, but on the 4th and 5th day I could feel my energy level going down, and how my body responded but I felt that I had no control over it. I considered following another day, but decided to do it another time. My next fasting will be 7 days.

In conclusion and results about Fasting I can say:

  • Currently, most of us treat food as an addiction. I am able to feed instead of eat. I can eat to nourish myself.
  • Fasting is not negative. It has been practiced since the beginning of time and helps us eliminate waste, to level the levels of fat and sugar in our blood.
  • Always make sure you are in optimal conditions to do this or to be under medical supervision. In my case both aspects were met.
  • I lost 7 pounds and I felt great. My weight remained the same after my dinner Friday night. I feel much more empowered with my nutrition and in control of my nutrition.

I invite you to further research if fasting is for you and be supervised by a health professional before carrying out a process like this. The basic information source we used for this purpose were:

The Obesity Code

Fasting Complete Program

Therapeutic option for weight loss

 

 

 

 

LO HICE: CÓMO AYUNE POR 5 DÍAS

La vida es equilibrio. Lo bueno y lo malo. El yin y el yang. Lo mismo aplica para comer y ayunar. El ayuno, después de todo, es simplemente la otra cara de la comida. Si no estás comiendo, estás ayunando.

Así es como funciona:

Cuando comemos, se ingiere más energía de la comida que la que se puede usar inmediatamente. Parte de esta energía debe almacenarse para su uso posterior. La insulina es la hormona clave involucrada en el almacenamiento de energía de los alimentos.

El ayuno difiere del hambre en una forma crucial. Controlar. El hambre es la ausencia involuntaria de comida. No es deliberado ni controlado. El ayuno, por otro lado, es la retención voluntaria de alimentos por motivos espirituales, de salud u otros. La comida está disponible fácilmente, pero eliges no comerla. Esto puede ser por cualquier período de tiempo, desde algunas horas hasta días o incluso semanas..

Después de haber hablado, leído y experimentado el ayuno, puedo decir que ha sido una experimentación racional para mí y nuestra relación actual con la comida. La tendencia económica y de comercialización actual nos lleva a comer hasta que no podamos comer más en lugar de satisfacer la demanda de energía de nuestras actividades diarias..

La semana pasada ayuné durante 5 días. Así es como dividí mi ayuno:

  • Comenzando el domingo a las 8 pm, cuando comí la última comida.
  • Lunes y martes bebí solo agua y té negro (porque es lo que tenía disponible, también se recomienda el té verde). Cuando ayunas durante 5 días, puedes tomar: café, té verde, té negro, todo tipo de nueces y caldo de huesos de pollo.
  • El miércoles y jueves ingerí un total de 168 gramos de nueces variadas. 
  • El viernes a las 8 pm. Rompí mi ayuno con un festín o comelona. Todos los días consumía magnesio y vitaminas D y C, una vez al día.

En ocasiones anteriores ayuné por razones religiosas, pero esta vez lo hice por una mezcla de razones y una mezcla de objetivos religiosos, nutricionales y emocionales.

En mi caso, soy una comedora compulsiva. Me encanta comer y comer hasta que se acabe, no hasta que esté satisfecha. Mi objetivo emocional para este ayuno fue comprender que mi mente es más poderosa que mi estómago y mi ansiedad.

Este ayuno me ayudó a comprender que puedo manejar mi dieta desde otra perspectiva y que nuestro cuerpo tiene un alto nivel de acumulación de energía. Durante estos 5 días que mantuve mi nivel de entrenamiento, pude ir al baño regularmente 5 días, lo que me hizo cuestionar, si para el 5 ° día todavía había residuos sólidos en mi cuerpo, ¿qué pasa con estos desechos diariamente?

Mi ayuno estuvo envuelto bajo un manto espiritual. Una de las intenciones de este proceso fue la curación de una lesión en mi pierna. Y cada vez que fui golpeada por las olas de hambre, elevaría una oración para la curación de mi lesión.

Los primeros tres días estaba lleno de energía, pero en el cuarto y quinto día pude sentir que mi nivel de energía bajaba, y cómo mi cuerpo respondió, pero sentí que no tenía control sobre él. Consideré seguir otro día, pero decidí hacerlo en otro momento. Mi próximo ayuno será de 7 días.

En conclusión y resultados sobre el ayuno puedo decir:

  • Actualmente, la mayoría de nosotros trata la comida como una adicción. Puedo alimentarme y/o nutrirme en lugar de comer. Puedo comer para alimentarme.
  • El ayuno no es negativo. Se ha practicado desde el principio de los tiempos y nos ayuda a eliminar el desperdicio, a equilibrar los niveles de grasa y azúcar en nuestros órganos y en nuestra sangre.
  • Siempre asegúrese de estar en condiciones óptimas para hacerlo o de estar bajo supervisión médica. En mi caso, se cumplieron ambos aspectos.
  • Perdí 7 libras y me sentí muy bien. Mi peso permaneció igual después de mi cena del viernes por la noche. Me siento mucho más empoderado con mi nutrición y el control de mi nutrición.

Los invito a seguir investigando si el ayuno es para ustedes y a ser supervisados ​​por un profesional de la salud antes de llevar a cabo un proceso como este. La fuente de información básica que utilizamos para este propósito fue:

El Código de la Obesidad

Programa completo de ayuno

Opción terapéutica para bajar de peso